Hace mucho tiempo se genero en mi cabeza la idea, ¡el sueño!, de vivir viajando. De salir a recorrer el mundo, tomando los riesgos que eso requiere y dejando atrás muchas cosas y personas a las que uno esta apegado.

Digo la idea, por que aun hoy considero que esta en proceso de ser realizada. Tengo casi 28 años y todavía estoy cerrando algunas etapas en mi vida, como la académica, que necesito terminar para poder seguir mas allá, con mis cosas.

He viajado mucho, pero aún no llego a la meta de poder dedicarme a eso plenamente. Pero sé que lo voy a hacer.

Estoy en la etapa en la que todavía dependo de mis padres para algunas cosas, y así como la  situación académica, es algo que les debo mucho, sobre todo por todos los años que me bancaron estudiando esta carrera. Que no es que no me guste, pero que siento que como titulo profesional, no me define específicamente el camino que quiero seguir ahora. 

Cada uno tiene sus tiempos y procesos por los que pasar, pero siempre es importante no olvidar la meta, lo que realmente queremos en nuestras vidas. Hay que dedicarnos un tiempo a pensar en quienes somos, que sentimos y que nos define. Solo eso, sin que nada ni nadie nos saque de esos pensamientos. Porque nos dejamos llevar mucho por lo que nos rodea y dice el resto, permitiendo que eso nos quiebre nuestros caminos y hasta quizá nos haga dudar de lo que realmente queremos.

Parece muy filosófico, pero necesitamos ese tiempo con nosotros. Por que nadie mas hace lo que nosotros para lograr lo que queremos. Las cosas no nos llueven ni aparecen así de fácil. 

Vive tus sueños, ellos saben el camino

He tenido la oportunidad de viajar mucho por eventos, vacaciones y visita a amigos, pero hace poco tuve la oportunidad, por primera vez en mi vida, de viajar completamente sola y con mi propia plata.  Con un par de trabajos que hice en los meses en que me mude a mi casa, trabaje en pequeños proyectos que me dieron algunos pesos.

Y no lo digo porque la plata sea un impedimento para viajar, sino porque fue la libertad económica que yo necesitaba tener para poder decirle a mis padres que me iba por unos días sola. Obvio que igual opinaron al respecto, pero haciendo un poco de oído sordos, fue unos de los mejores viajes que realicé.

Por que me dio el tiempo para estar conmigo y la perspectiva que necesitaba para decir, si con un par de empujes, de pasos y tropezones, pude llegar a viajar así. Entonces necesito empujar un poco mas para que mi sueño sea real. 

Saque la motivación que necesitaba para querer terminar mi carrera y mientras tanto seguir esforzándome más y más para llegar pronto a lograr lo que realmente quiero.

Viajé sola, conocí mucha gente nueva, hice cosas como couchsurfing, que nunca me había animado a hacer y todo gracias a que creí y me convencí que realmente no es pura palabrería decir el “si uno quiere puede…”. Es importante demostrarse uno mismo a veces que es lo que queremos, e intentar hacerlo (sin pensar en el tiempo que nos lleve), para así tener estas mínimas demostraciones que nos van a permitir obtener la fuerza necesaria para seguir intentando.

Los mínimos resultados suman mucho en nuestras vidas.

¿Vos tenes un sueño? ¿En que etapa estas de querer cumplirlo?

Viajar te hace mas fuerte: del sueño a la realidad
Etiquetado en:

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *